Salvador Salom Climent 2010-2014 ©

Salvasalom@gmail.com

diumenge, 15 de desembre de 2013

Viajando...











     Todo es una espiral, que sustituye habilmente el vacio por formas y colores, que nos parecen inocuas e incluso porque no, hermosas, como lo son las intenciones, las  palabras, los deseos y en realidad es el mar, que respira desde nuestra mirada y engulle lentamente las escarpadas costas de nuestra mente, a veces la erosión és un proceso imperceptible, pero jamas inocuo. 
     He elegido de nuevo como tantas veces la base del pentagono, me gusta la dimensión humana de esta figura, me gusta que para construirlo, inscrito en un círculo, haya que hacer un pequeño cálculo, un pequeño esfuerzo, que no sea como el hexágono, que consiste en transportar el radio del círculo sobre la circunferencia tantas veces como quepa. El pentagono requiere una cierta modificación para ejecutarlo y esto transmite una ligera imprecisión que es ese pequeño defecto que nos permite personalizar la propia obra casi sin quererlo.   
   Amo los defectos de esta índole, porque jamás exijo mayor exactitud que la que pueden conseguir mis propias manos sin una ayuda excesiva y es cierto que todos los acabados de mis mandalas, estan teñidos de una cierta rustícidad. Nunca olvido que son trabajos personales a través de los que quiero llegar a algún sitio como si se tratase de un portal y por tanto para mi es importante poder llevarlos a cabo allí donde esté y realizarlos con cualquier cosa que encuentre. Me parece importante incluso, no darles tanta importancia como para guardarlos y así ha ocurrido casi siempre con todos los que he hecho, siguiendo en cierta forma la tradición tibetana de no tratar de construir nada permanente, porque en esencia nada lo es...........
     Algunas veces el alcance de los pensamientos habituales, se queda corto para las situaciones que vivimos y nos parece que el mundo se ha tragado de un bocado toda nuestra esencia espiritual, toda nuestra comprensión profunda de las cosas, toda esa plataforma sobre la que apoyabamos nuestros mejores pensamientos y es entonces cuando hace falta relanzar ese estado y darle la importancia que merece en nuestra vida y pàra eso los colores frios y profundos, los azules nocturnos, los lilas y violetas de vibraciones elevadas nos llevan a lugares donde no estan sujetos al impacto de nuestras acciones y así preservan de alguna manera la pureza y el reencuentro con nosotros mismos......pero eso si, siempre para seguir aquí con los pies en el suelo, que es desde donde proyectamos nuestros mandalas, nuestros pensamientos, nuestras vidas y donde las podemos transformar profundamente al ritmo de nuestra respiración.........
      
    

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Creative Commons License Obra de Salvador Salom Climent sujeta a licencia.