Salvador Salom Climent 2010-2014 ©

Salvasalom@gmail.com

divendres, 18 de novembre de 2011

Rojo












     Despues de tanto tiempo, diria que vidas y vidas han pasado desde la última entrada de este blog donde intento reflejar en los mandalas todos los diversos aspectos de este mundo, de mi pequeño mundo particular.
     Por causas y motivos, he sentido la necesidad de comenzar de nuevo, desde la tierra, desde la base misma donde se forja la materia y donde únicamente podemos trabajar para construirnos.
     Siempre he pensado que el color negro era un gran color para definir formas, para inspirar mayor claridad en los motivos; Así de esta manera, cada elemento, cada tono adquiere su individualidad, pero en definitiva tambien crea un vacio de conexión porque el negro no es un color y si su ausencia; Son detalles que no tienen importancia, cuando no la tienen, pero ahora se me antoja importante prescindir de la geometria definida y volver a la naturaleza tal como es de "desordenada?". El rojo, primer color visible del espectro para nosotros, fuerte y cáliente por definición, rara vez se encuentra en estado puro en grandes cantidades compactas y cuando esto ocurre, siempre es un toque de atención, como un grito cromático en cualquier paisaje. Quise representar la espectacular floración de una bromelia mirada desde su cénit, el verde de sus hojas, va transformandose en rojo mientras asciende, como si el marrón de la tierra se hubiese descompuesto en estos dos colores para expresarse con mayor claridad, como marco, solo ojos representando los numerosos puntos de vista que nos ayudan a comprender las cosas en su totalidad.
     El deseo o la necesidad de hacerse visible aunque sea de forma efímera, siempre viene cargado de una sensación de urgencia, como la urgencia que tiene la bromelia por mostrar todo su esplendor.
Creative Commons License Obra de Salvador Salom Climent sujeta a licencia.