Salvador Salom Climent 2010-2014 ©

Salvasalom@gmail.com

dimecres, 28 d’abril de 2010

Dibujar un Mandala 2ª parte.

     Despues de haber decidido cual será el centro desde el cual desarrollaremos la parte externa, es mejor hacer el patrón en color negro, porque se trata de decidir mas bien las formas que utilizaremos, en este caso geométricas, por tanto no hay que pensar en el fondo sino solamente en la forma, que se desplegará automaticamente, porque el hecho de tener un centro desde el que partir, limita las propias posibilidades de desarrollo o mas que limitar, podriamos decir encauzar.


Esta era la figura que teniamos en color, basada en dos cuadrados puestos en diagonal para formar una estrella de ocho puntas, esta figura es extremadamente estable, aunque siempre habrá que aplicar figuras de lados pares, el paso a una figura exagonal o triangular, nunca queda bien en estos casos, sin embargo al reves es mas facil y esteticamente mas agradable, en este mandala, predominara un dibujo muy simetrico aunque lo voy a dotar de movimiento circular.


Conforme va creciendo como una célula, le he dado el movimiento del que hablaba, adicionando una pequeña figura cuadrada, que desvia el desarrollo radial, dandole forma de espiral, si nos fijamos en el centro, las puntas de los triangulos externos, estan ladeadas como si la figura girase en el sentido de las agujas del reloj. Sigue teniendo ocho lados.
Todavia queda bastante, pero ya podemos encontrar infinidad de figuras compuestas.

dimecres, 21 d’abril de 2010

Realizar un Mandala. 1ª Parte

     La realización de un Mandala, és una de las actividades artísticas podriamos llamar, mas gratificantes, no es necesario a priori tener unos grandes conocimientos tecnicos de dibujo y pintura, las estructuras geométricas repetitivas, son sencillas en su realización con elementos faciles de conseguir como regla, compas y poco mas que unos lápices de colores. Es evidente que los Mandalas  con composiciones y formas figurativas complejas, precisan de conocimientos mas elevados, aunque en realidad a mi entender no son los mas efectivos para el uso que queremos darle ya que la propia elaboración en si del objeto inspirador es parte importante de la terapia con mandalas. Aunque la palabra Mandala, significa circulo y esta forma de alguna manera es la estructura basica y completa del macrocosmos y del microcosmos, no és importante mientras represente lo que deseamos. Ultimamente, me he detenido en las tramas utilizadas en la arquitectura nazarí, es decir, la extraordinariamente bella arquitectura árabe utilizada en la Alhambra, sus formas se basan en muy pocos colores y en una estructura geométrica muy sencilla, a partir de la misma por repetición podemos desplegar un Mandala cuyo resultado final nos va a resultar imposible de imaginar cuando empezamos y ese es el efecto transformador que sucede en nuestra mente cuando lo estamos creando.

El primer paso es escoger un centro, siempre es mejor para mi empezar desde el centro, la estructura basica, desde la que se vertebrará el resto, se deciden los colores iniciales y la forma inicial, que en mi caso y en este momento es el siguiente.


                   

Una estructura central compuesta de un circulo que siempre es un buen principio, y un color naranja suave, que tambien lo es sin duda, el circulo lo inscribo en el centro de un cuadrado y posteriormente dibujo sobre el otro cuadrado en diagonal, lo que me formará una estrella de ocho puntas con infinitas posibilidades, es bueno dejarse guiar por las apetencias en cuanto al color, en este caso, como comentaba que estaba estudiando un poco de cerca la arquitectura nazarí, he usado sus colores que me parecen muy apropiados, ya que el turquesa y el naranja usado, son complementarios, el enmarcado de las figuras en blanco, es una de las características que dan la personalidad a este tipò de diseño, así como los detalles en negro. 
      Podriamos continuar con las lineas siguiendo las puntas de las estrellas y formar una red completa de estrellas de ocho puntas, pero quiero algo que irradie desde el centro hacia el exterior así que he pensado que la forma exterior del todo cuando llegue sea como un octogono, es decir un poligono de ocho lados.
      No importa la calidad del boceto inicial, ni la exactitud de las medidas ya que no es el dibujo definitivo. Por ahora hay que pensar un tiempo en este cuadro inicial, se me ha ocurrido considerarlo como un azulejo y hacer una repetición. Siempre sorprenden estos experimentos, dan muchas ideas y estimulan la imaginación.


                                


Como podemos ver, la repetición produce efectos y formas que no podemos preveer con exactitud y siempre simétricas y equilibradoras, el proceso ha empezado y ya es imposible de detener.

diumenge, 18 d’abril de 2010

Mandalas casuales.



Azulejos con motivos circulares encontrados en el monasterio de Sant Jeroni de laMurtra (Badalona)






dissabte, 17 d’abril de 2010

Caminar por la cuerda....


El equilibrio tiene muchas manifestaciones, realmente el estado natural de las cosas és el equilibrio, nuestras pequeñas balanzas individuales descalibradas, forman parte de otras balanzas que a su vez forman parte de otras, hasta llegar al propio centro del universo, es solo una cuestión de tiempo poder caminar con los brazos extendidos por la cuerda floja, es cuestión de tiempo caminar por la cresta de las cadenas montañosas sin caerse. Todo consiste en comprender que parte de lo que está en el plato izquierdo pertenece al derecho y parte de lo que hay en el derecho, pertenece al izquierdo.


Eliminar....dejar atras...


     La Eliminación, ese  monstruo que nos hace darnos cuenta de que debemos prescindir de algunas cosas.
    El viaje és muy largo, no vale la pena cargar con ese peso que en definitiva nos resta agilidad para poder disfrutar del resto. Quizas ya no recordamos en que momento empezamos a arrastrar las cargas, hemos perdido la perspectiva de que o quien o como sucedió, los frutos del destino son asi de confusos, lo bien cierto es que hay algo que nos molesta, que nos aburre, que nos detiene y que nosotros y solo nosotros anudamos fuertemente junto al resto de nuestras cosas. Es posible que no sepamos demasiado bien el resultado de soltarse y a veces esa duda subconsciente és un elemento definitivo. Uno de nuestros temores mas constantes es la incertidumbre, porque la identificamos con el vacio, este concepto exclusivamente humano, ya que la naturaleza desconoce la vacuidad.
      Nada és importante o tan importante como pensamos, recordar no es necesariamente una perdida de tiempo, nos sirve para traer ante nosotros antiguas sensaciones, antiguos colores, antiguos momentos, la historia nos sirve, però no confundamos el uso de los recuerdos con un presente tapizado de pasado.


divendres, 16 d’abril de 2010

Diluir y mezclar.

Muchas veces intentamos mejorar la naturaleza del ambiente que nos rodea de una manera equivocada. No siempre podemos actuar directamente en estas situaciones porque no siempre somos responsables de la atmosfera existente.




     En estos casos, la solución mejor puede ser una pequeña modificación imperceptible, a pequeña escala pero continuada, nunca debemos subestimar el poder de los pequeños movimientos, de las pequeñas acciones que implacablemente son responsables de grandisimos cambios. Este Mandala de transformación, no es concentrico como es lo habitual, porque pretende cambiar las cosas de lugar, mover energias y mezclarlas para producir una pacificación de las mismas, el centro del dibujo, motor de todo, generador del movimiento transformador, representa el corazon, que es el único lugar donde se puede transformar todo lo negativo en positivo y aprovechar esa misma energia negativa para el mismo fin, nada se pierde, nada se reprime ni condena, todo lo que existe y se da, está formado del mismo material, solo las herramientas y su uso son capaces de convertir el frio en calor y la muerte en vida.

Ordenar los pensamientos.

Transformar las cosas, convertir el caos en orden, ordenar todo aquello que no nos permite ver con claridad o dar forma y reconducir situaciones. El objeto de este Mandala inicialmente fué la transformación de los pensamientos en bruto tal y como aparece en nuestra mente, hacia un orden que permite analizarlos por separado y relacionarlos entre ellos, con sus elementos básicos eso si, de ahí que he usado los tres colores basicos representando la totalidad en su forma mas simplificada, todo ello mezclado en el centro del Mandala, de una forma caótica, va ordenandose de dentro hacia fuera formando caminos geométricos basados en el número tres, entre las figuras, podemos ver triangulos, cuadrados, exagonos y dodecagonos, terminando con el exterior de forma circular formando el circulo cromatico con los colores primarios y secundarios en el lugar natural que le corresponde.


    
 Estos cuatro simbolos numéricos tienen multitud de representaciones en la naturaleza.

dijous, 15 d’abril de 2010

Mandala Protector. Las conchas de las tortugas.

Uno de los dibujos mas bellos que podemos encontrar en la naturaleza, son las conchas de las tortugas, animales antiguos y sabios cuya protección natural, a prueba de millones de años, les ha hecho llegar a nuestros dias, practicamente sin cambios en su diseño.




  Inspirandonos en su dibujo podemos crear mandalas de protección, como este, donde no me he atrevido a modificar la forma ni el color, porque me parece que la naturaleza ha trabajado perfectamente en este Mandala para que cumpla su función.


MandalA

     Circulos de la vida y de la muerte, circulos del destino, circulos del silencio.
Como un circulo viaja la consciencia, al centro de la nada, como un circulo reposan las estrellas, como un viejo reloj marcando los circulos del tiempo.

     Vivimos en la era de la imagen, todo lo que se mueve ante nuestros ojos, nos impregna de su propia filosofia, nos hace seres pasivos ante ese estímulo de audiencias, de frecuencias, de deseos inventados, de necesidades aleatorias de flujos, de niveles, de esquemas y de graficos.

     Sin embargo esta alienación nos complace, tenemos tan interiorizada esta esclavitud en nuestras decisiones, esa marca de registro en nuestros sentidos, que desaprovechamos la propia potencia de nuestra atención consciente.

     Un Mandala, és un elemento inspirador, un mapa de actitudes, una sintesis curativa, dedicar la atención a mirar las infinitasd posibilidades de un dibujo, nos abre las mismas posibilidades en nuestra vida diaria, la creación de un Mandala propio, nos puede hacer comprender cual es nuestro lugar.
     Lo sencillo no siempre és lo mas inocuo ni lo mas inútil, con demasiada frecuencia lo que permanece és lo esencial.
Creative Commons License Obra de Salvador Salom Climent sujeta a licencia.